lunes, enero 29, 2007

RÁFAGAS

Me he comprado un teclado inalámbrico y un ratón. Por ahora van de lujo. Las teclas de teclado no hacen el estruendo que hacían las del otro teclado al golpearlas, el ratón tiene mayor movilidad y no se queda encajado con el cable entre las rendijas que usaba para pasarlo por ahí ni tiene el botón izquierdo tan usado.

Y como de ráfagas quería hablar, ha llegado una ráfaga de nieve a mi ciudad y a gran parte del país que hace pensar cada vez más en que un día de éstos nos cargamos el planeta. Entre tanta mierda que soltamos al mar, tanta radiación que creamos, tanta polución que le enviamos al ambiente y tanto odio que creamos (que no sé en qué parte puede actuar al medio ambiente, al buen ambiente sí que afecta: negativamente) nos estamos llevando el planeta a un pozo del que será difícil salir.

Ráfaga de películas, de ideas, de viajes que quiero hacer, de salir, de entrar, de moverme, de pensar, de no parar de hacer cosas durante la corta vida que nos ha tocado vivir. Pero no se puede hacer todo. Y quién mucho abarca poco aprieta. Y eso me pasa a mí... o no. Ya me hace dudar, pero sí está claro que hago menos cosas de las que me gustaría hacer pero más de las que el tiempo a veces me permitiría hacer. Vamos, un lío. El trabajo, el deporte, el amor...todo es tan extenso, tanto ocupa de nuestro tiempo que poco tiempo queda para nosotros mismos que deberíamos ser los más importantes para nosotros mismos que somos los que más tiempo pasamos juntos.

Cambiando de tema, les dejo una ráfaga de ideas que se me ocurren cuando quiero hacer más de lo que puedo, y de una ráfaga de sonidos que espero les haga sentir lo mismo que a mí:






RÁFAGAS

Por ráfagas viene el amor,la felicidad,
como un huracán que se lleva todo por medio
y luego sólo deja la huella de sus destrozos.

Por ráfagas llega el mal temporal,
la nieve, los copos que caen generando sonrisas
como genera un titiritero
los movimientos de su marioneta.

Por ráfagas de mar, de llanto,
ráfagas de futuro, ráfagas de amor,
por ráfagas…

Descargas de fogosidad,
de candente arrebato y necesidad asuma
de practicar el más bello de los deportes.

Torbellino de sensaciones maravillosas,
como tú, que surcas los mares de la perfección
con la idea de derrocarlo y someterme
a tu insuperable encanto para siempre,
cosa que ya has conseguido.

Por ráfagas llega el amor
y por ráfagas pensé que me llegaría,
sin saber que existe quién te enamora
sin conocerte, sin hablarte, sin tan siquiera
compartir el mismo oxígeno que tú,
oxígeno que me robaste
cuando nos dimos el primer beso.

1 comentario:

Jesús dijo...

Gran tema de Nickelback, si señor.