martes, abril 06, 2010

DESPEDIDO

Dados los tiempos que corren, esto es lo que mejor podría suceder antes de que alguien nos de esa mala noticia. Aunque sin violencia, ¡por favor!, sin violencia. El dibujo de mi amigo Milán Rubio. Gracias. Espero que les guste el conjunto.


DESPEDIDO

Se aplaca mi pecho
y mi atronadora voz
destrona al que dice ser el jefe.

Le vapuleo, le refriego
y le lanzo un esputo
en la coronilla de su deslustrada calva.

Pero no se entera, se entretiene
entre “tiene o no tiene”
que llevarse a cabo un nuevo fregado
al salón presidencial.

Se distrae entre las abejas
que sisean desde los bosques frondosos
del nuevo amanecer en la fábrica de madera.

Pregunta al guardabosques
por el hechicero de la colina,
por dónde queda su castillo de arena
y el reloj que el torbellino le arrebató
de su muñeca.

Mi pecho tose, daña mi garganta
y crea un estado inestable entre
las cosas frías y el hielo que
yace dentro de mi cuello.

La luz se apaga,
la tos revienta mi faringe,
las estalactitas caen de las paredes de mi cuello
y agujerean mi gaznate reposadamente.

No me despida usted,
ya me despido yo.



Texto: David Coleto Mozos

Ilustración: Milán Rubio

4 comentarios:

Pablo Iván Ríos dijo...

Hermoso trabajo! La ilustración le cae perfecta. Abrazos, che!

Espíritu Caótico dijo...

Gracias amigo Pablo Iván. Saludosssss

magnolia dijo...

me gusta, me gusta, no me despida usted me despido yo jiji

Espíritu Caótico dijo...

Je, siempre es mejor decidir por uno mismo a que decidan otros por nosotros. Saludoss